El aceite de palma y la industria farmacéutica

Si solamente la mitad de las cosas que se cuentan sobre el aceite de palma fueran ciertas, ya tendríamos motivos más que suficientes para estar preocupados… y mucho. Pero no quiero hablar sobre lo malo que es este producto. Porqué parecería que simplemente me estoy uniendo a la moda de decir que el aceite de palma es malísimo. Es que realmente, cuando miramos los ingredientes de cualquier producto envasado, da miedo sólo ver el nombre de algunos de ellos. El glutamato monosódico, es otro ingrediente que llevan muchísimos productos. Según tengo entendido es un potenciador de sabor, y es altamente tóxico. Pero no nos centremos en estos dos componentes. Lo que es casi seguro es que muchos productos envasados llevan innumerables ingredientes que a la larga son muy perjudiciales para el organismo.

Y ahí es donde entra la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la industria farmacéutica. ¿Por qué la OMS permite la utilización de estas sustancias? ¿Por qué están obviando los innumerables estudios que hay al respecto? Mucha gente ha elaborado teorías similares a la que voy a exponer a continuación y probablemente no sorprenda a nadie.

Cada día queda más claro que la OMS debería quitar de su nombre la palabra Salud. Es una organización para que ciertas industrias como la farmacéutica ganen más dinero cada día, industrias que ellos mismos controlan y de las que se benefician bastante. A medida que vamos ingiriendo una series de productos, vamos enfermando y padeciendo síntomas que realmente no sabemos de donde vienen. ¿Y qué hacemos? Consumir productos farmacéuticos, porqué claro, no queremos convivir con esos síntomas tan molestos. Pues eso, cuanto más enfermemos, más dinero ganan.

Algo que me sorprendió sobremanera últimamente fue cuando dijeron que la carne era mala… ¿¿¿ Mande ??? Hombre, yo no soy nutricionista y no se cuán mala es ni cuanta cantidad debemos comer, pero que hablen de la carne y no digan ni mu sobre sustancias como el aceite de palma, el glutamato monosódico e infinidad de ingredientes tóxicos que abundan en los productos envasados que consumimos a diario… cuanto menos llama la atención.

Pero, no sólo es una cuestión económica. ¿Qué pasa si empezamos a pensar un poco más allá de lo que tenemos delante de las narices? ¿Podría ser que el objetivo OMS, controlada por los mandamases del mundo, fuera realmente el de tener un control sobre la población mundial? Porqué realmente nos están diciendo lo que debemos comer, o por lo menos, influyen muy activamente sobre que alimentos debemos ingerir y cuales no. Da que pensar. Existen infinidad de reportajes que hablan sobre estas cosas como este:

Yo más bien soy escéptico por naturaleza, y le otorgo credibilidad a las cosas cuando obtengo argumentos lógicos, razonables y que puedo entender. Y con este reportaje quedé altamente impresionado. Relatan muchas teorías sobre conspiraciones, pero reconozco que me convencen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *