Magdalena Álvarez impredecible

Lo de esta ministra es de traca. Deberían enseñarles a hablar en público. Es absolutamente lamentable que al resto de la población nos obliuguen a tener no se cuantos estudios y tengamos que saber no se cuantos idiomas para poder acceder a cualquier puesto de trabajo mínimamente cualificado, y después no tenemos un sólo presidente del Gobierno que sepa hablar inglés.